Memorias de un biólogo heterodoxo.

Memorias de un biólogo heterodoxo.

140,00 €

Producto NO Disponible - (Imp. Incluidos)

EAN / Cod. BarrasL34.008
Peso4,4 Kg



Memorias de un biólogo heterodoxo, es un conjunto de 7 tomos que componen la obra de las Memorias de José Antonio Valverde.

Tomo 1: ORÍGENES CASTELLANOS. NAVEGANDO EN DESCUBIERTA

Tomo 2: EN EL CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS

Tomo 3: SAHARA, GUINEA Y MARRUECOS. EXPEDICIONES AFRICANAS

Tomo 4:LA AVENTURA DE DOÑANA. CÓMO CREAR UNA RESERVA

Tomo 5:HOMINIZACIÓN, Buscando nuestras raíces (prólogo de Juan Luis Arsuaga)

Tomo 6: REYES, OSOS, LOBOS, ESPÁTULAS Y OTROS BICHOS

Tomo 7:PESCA, BALLENAS Y BARCAS

Editorial: V&V / Quercus

Formato 24x17



José Antonio Valverde

(Valladolid, 1926-Sevilla, 2003) fue un biólogo, naturalista, ecólogo y activista ambiental español. Alcanzó una enorme repercusión internacional a finales de los años 1950 al encabezar los movimientos de defensa de las marismas del Guadalquivir frente a un plan del Ministerio de Agricultura para desecar esta zona. Como consecuencia de la repercusión que causaron estos movimientos se paralizó la desecación y se creó el Parque Nacional de Doñana en 1969. Pero además, Valverde fue un brillante investigador, y desarrolló espectaculares estudios ecológicos sobre el Sahara español y diversos ecosistemas mediterráneos localizados en la Península. Sus conclusiones fueron plasmadas en diversos artículos que hoy se han convertido en clásicos de la literatura científica española. Destaca el establecimiento de la relación predador-presa sobre una base energética, algo que habían pasado por alto los anteriores investigadores evolutivos.


Tomo 1:

En este primer tomo de sus memorias José Antonio Valverde (Valladolid, 1926-Sevilla, 2003) relata con un extraordinario estilo literario, fuera de lo común para un científico, su descubrimiento de la naturaleza del río Pisuerga a orillas de Valladolid, su ciudad natal, así como en los párrafos castellanos que la rodean, y en los largos veraneos de su infancia en el valle del río Pas, en Santander. Impresiona su testimonio de la grave enfermedad juvenil que le postró en cama largos años, y cómo sacó partido a la adversidad, transformándose, a pesar de las muletas con las que se movió escayolado de los 17 a los 21 años, en el mayor naturalista de campo de la historia española. Siempre impuso la mente y el afán de superación intelectual a los muchos impedimentos físicos que padeció a lo largo de su vida.
La inquietud investigadora le llevó a descubrir, entre los 26 y los 28 años de edad, las marismas de Doñana (1952), reconocer el norte de Marruecos (1953) y las marismas francesas de La Camarga (1954), exploraciones que Valverde describe en este primer tomo de sus memorias, en las que se fraguó el científico que luego destacaría en numerosos campos del saber. El relato de cómo salvó Doñana y fundó su Estación Biológica, o siguió el rastro de osos y lobos desde el Medievo a nuestros días, entre otras muchas investigaciones, se narra en los seis tomos restantes de su autobiografía, que completan este primero, todos ellos llenos de información e ilustrados con sus magníficos dibujos. Valverde era un artista nato, al punto de que en su juventud la Casa de Velázquez le quiso becar para estudiar Bellas Artes. Pero su destino era romper moldes como zoólogo, ecólogo y teórico de la evolución humana.


Tomo 2:

Hasta hoy no me he enterado que al encargarme de las aves del desierto, me acaban de admitir en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Se ha abierto una puerta y no se cerrará sin que dentro haya construido algo. Estas premonitorias palabras las escribió Valverde en Valladolid en su diario, en la primavera de 1955. Nueve años más tarde, fundaba en Huelva y Sevilla la Estación Biológica de Doñana, centro de investigación del CSIC en las marismas del Guadalquivir, donde alcanza el grado de profesor de investigación y las mayores distinciones y premios que por el estudio y la conservación de la naturaleza se puedan obtener y en la que la escuela de científicos por él iniciada, ha convertido a España en una potencia mundial en Biología de la Conservación.
Tras dedicar los años de 1955 y 1956 al estudio de campo y a la redacción de la obra ¿Aves del Sáhara, estudio ecológico del desierto¿ para el Instituto de Estudios Africanos, en 1957 fue contratado como colaborador eventual del CSIC en el Instituto de Aclimatación de Almería. Se dedicó a estudiar las aves de presa, los cetáceos, los murciélagos, y con la ayuda de becas March, exploró Doñana y escribió su tesis: ¿Estructura de una Comunidad de Vertebrados¿, obra de cabecera de varias generaciones de biólogos y naturalistas y uno de los libros más citados de la naturaleza en la historia de España. En él desarrollo nuevos conceptos, como el ¿Índice de Apetencia¿, relación energética entre predador y presa, y formuló una teoría sobre el origen granívoro del hombre.
En este segundo tomo de sus memorias, Valverde narra cómo era la España de los años cincuenta y cómo fueron los inicios de la investigación científica de la naturaleza española en Almería, Doñana y durante su breve estancia en el Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid. También cuenta cómo se hicieron las famosas primeras fotos del águila perdicera y de quebrantahuesos. Un texto ameno, envuelto en el encanto de las primeras exploraciones de la naturaleza española.


Tomo 3:

En este tercer tomo se recogen las memorias de José A. Valverde con la información de las expediciones científicas a territorios que eran desconocidos en los mapas zoológicos de África. Narra su viaje a Guinea ecuatorial. Incluye el relato de sus viajes a Marruecos en los quince últimos años de su vida para estudiar los reptiles, en especial las cobras, conviviendo con los cazadores y los aisauis, los encantadores de serpientes marroquíes, realizando importantes contribuciones científicas. África atrajo poderosamente al profesor Valverde y siempre que se le presentó la ocasión cruzó el Estrecho para adentrarse en ese continente. La investigación científica de la época era eminentemente recolectora, para determinar la taxonomía y la distribución de las especies. Pero Valverde no se limitó a ese aspecto. Al descubrir que la fauna sahariana estaba siendo exterminada y que algunas especies, como la gacela mohor, podían extinguirse, ideó una operación de rescate, trasladando ejemplares al Instituto de Aclimatación de Almería para su reproducción en cautividad. Hoy, los descendientes de aquellos especímenes que se trajeron a España, están siendo reintroducidos en el norte de África y, gracias a la labor de Valverde, esas especies han sobrevivido.


Tomo 4:

José A. Valverde narra las primeras exploraciones de la naturaleza española de los años cincuenta y cómo fueron los inicios de la investigación de la naturaleza española en Almería, Doñana y durante su breve estancia en el Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid. Cuenta también cómo se hicieron las famosas primeras fotos del águila perdicera y de quebrantahuesos.


Tomo 5:

Este V tomo de las Memorias de Valverde está dedicado al estudio de la evolución. Su trabajo sobre el proceso de hominización, la antropogénesis, el origen granívoro del hombre. Sintetiza sus hallazgos sobre el proceso evolutivo que generó el homínido inteligente.

Prólogo a cargo de Juan Luis Arsuaga.


Tomo 6:

El sexto tomo de las memorias de Valverde describe los últimos trabajos de investigación de campo donde analiza la fauna, la historia medieval y muchos de los usos y quehaceres de la España antigua. Osos, lobos, espátulas, camaleones y otros reptiles y anfibios; junto a reyes cazadores y monasterios, guardianes desde el Medievo de los mejores cotos cinegéticos. Del resultado de esas últimas investigaciones trata este texto.


Tomo7:

En el último tomo de los siete de estas Memorias de un biólogo heterodoxo, el profesor José A. Valverde habla de la pesca y del mundo marino y acuático. Dedica un capítulo a las barcas fluviales, otro a la caza de ballenas, y otros más a su ensayo "La moral biomásica", y a reflexiones y recuerdos de personas e instituciones con las que se cruzó en la vida. Cierra el volumen con un cuaderno de dibujos de campo que ilustraban las notas sobre sus observaciones.


Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario
Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información